Jueves, 30 de agosto de 2007
Publicado por hecluva @ 0:50  | Estudios Biblicos
Comentarios (0)  | Enviar
La Imagen Destrozada de Adán
El pecado de Adán destrozo la imagen moral y espiritual del hombre, y con el pecado entro la muerte. Así la muerte paso a todos los hombres (Romanos 5:12)

Dios puso en el Huerto a Adán con abundancia total para hacer las cosas que quisiera. (Gn 3:11). Es decir, Dios lo puso con libre albedrío, esta libertad consistía en obedecer o desobedecer a la voz de Dios.

Dios le dio instrucciones al hombre de que si comía del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal moriría. Eva fue la que le dio a comer a Adán del fruto que Dios había prohibido, y por lo tanto lo que le convido Eva a Adán fue la muerte.

Este pecado produjo la destrucción de la imagen moral y espiritual que el hombre poseía de Dios. Adán perdió la Justicia y la Santidad, es decir, que perdió la presencia de Dios. También hubo otra consecuencia, y fue que el hombre perdió la seguridad de Dios, porque reconoció su condición al verse desnudo. Cuando Dios les habla en el huerto, Adán y Eva se habían escondido detrás de unos árboles por temor a Dios. Dios les pregunto como sabían que estaban desnudos, acaso habían comido del árbol?

Esa huida de Dios en el huerto es la consecuencia de que Adán había perdido el deseo de buscar a Dios, el deseo original del hombre. Este deseo solo proviene o se impulsa por Dios mismo. Es Dios quien abre el corazón del hombre para que venga a los pies de Cristo, como por ejemplo el episodio de Lidia, cuando es El Señor quien abrió el corazón de ella para que creyera a las palabras de Pablo (Hechos 16:14)

Cuando Dios abre el corazón, restaura la imagen destrozada del hombre. Dios comienza poniendo la predisposición del hombre de buscarle a Él (Fil. 2:13) y lo convence de su condición ( Jer 20Secreto Cuando el hombre rinde su corazón a Dios, es ahí cuando se convierte realmente.

Desde el pecado de Adán el hombre nace con la incapacidad moral para venir a Cristo, porque lo rechazan debido a la naturaleza de sus deseos, porque posee libre elección en lo natural pero no en lo espiritual. Estos deseos del hombre son producto de su propia carne, es decir, son deseos corruptos porque el hombre es esclavo del pecado (Jn 8:34). A esta esclavitud moral se la denomina Pecado Original. El pecado original es la consecuencia del pecado de Adán, no el lo que Adán hizo sino el castigo dado por Dios por el pecado. Por consecuencia nuestra naturaleza es pecaminosa, es decir, es corrupta y su imagen espiritual es esclava del pecado original.

A partir a Adán nadie puede vivir sin pecado. Solo Dios es quien puede sacarnos de dicha esclavitud a través de Cristo quien pago por nuestras consecuencias (Rom 8invasory restauro así la imagen perdida del hombre.

Hector Vallejos

Comentarios