Jueves, 05 de julio de 2007
Publicado por hecluva @ 3:28
Comentarios (0)  | Enviar
Desafíos Éticos de la Medicina

Daniel Goldman
Rabino, Sinagoga Bet-EL

El doctor Elliot Dorff, quien ocupa la Cátedra de Bioética de la Universidad of Judaism de Los Ángeles, California, fijó en un articulo las pautas que hacen a los principios fundamentales, en donde se cruzan salud y ética, tópicos en el que muchas tradiciones religiosas ofrecen una rica gama de variedades para encontrar instrucciones especificas ante implicancias y decisiones de índole moral. En este sentido, la tradición judía brinda pautas en el trato con el admirable y complicado mundo de la medicina contemporánea.

El prestigioso académico diseña una trilogía general de la bioética judía:

1- El cuerpo pertenece a Dios. Lo que significa es que ni hombres ni mujeres tienen el derecho de gobernar sus cuerpos como quieran. Esto no solo ocasiona prohibiciones sino también obligaciones.
Primero, el hecho de cuidar nuestra salud, lo que implica reglas de higiene, sueño, ejercicio y dieta. Del mismo modo, evitar peligros y lesiones.
La Ley judía considera que poner en peligro la salud es peor que la violación de una prohibición ritual.

2- El cuerpo es bueno. Para el judaísmo, el cuerpo es una creación como lo es la mente, la voluntad y las emociones. Su energía es moralmente neutra pero puede y debe usarse para propósitos divinos. Su placer es otorgado por Dios, el cual no debe rehuirse. El cuerpo es fuente de santidad.

3- El permiso y la obligación de curar. Desde que Dios se anuncia a Sí mismo como el que cura, la medicina es una intervención humana que Él mismo crea en sociedad con el hombre para continuar su obra. Dios nos exige curar.

Tras estas pautas generales, dos temas comprometidos:

Inseminación Artificial
No existe objeción para que el semen del hombre se una artificialmente al óvulo de su mujer. La complicación se presenta cuando el donante no es el marido o la mujer no es la esposa. Algunos rabinos objetan el procedimiento en base al adulterio. Pero para otros no existe adulterio porque no ha habido relación sexual.
Si el o la donante son anónimos, algunos rabinos plantearon la posibilidad de existencia de incesto involuntario en la generación siguiente, es decir que el producto de la inseminación artificial puede llegar a casarse con el medio hermano o hermana natural. Este problema se disipa si el o la donante son conocidos.

Ingeniería Genética
Una de las maravillas modernas de la medicina –sostiene Dorff- es la capacidad de alterar el material genético en virtud de poder curar enfermedades, por ejemplo la Hidrocefalia en el feto dentro del útero materno. Siendo que solo algunos pocos rabinos se han manifestado en relación al tema, hay un acuerdo general en que la legitimidad de la intervención humana para efectuar curas, se extiende también a procedimientos dentro de la matriz. Es una verdadera bendición cuando la ingeniería genética usa tal forma terapéutica, siendo enormes sus beneficios potenciales.
Sin embargo hay que tener cuidado en como usarlos. El problema –concluye Dorff- no es medico, sino moral.

Diario Clarín, Suplemento Valores Religiosos, 04 de Julio de 2007

Análisis:

Ante todo quisiera analizar y compartirles la postura de los creyentes en Jesucristo, o por lo menos mi postura como cristiano.
-El primer punto que encontramos en el judaísmo no dice que el cuerpo pertenece a Dios. Estoy de acuerdo con eso, veamos lo que La Palabra de Dios nos enseña al respecto:

1 Corintios 6: 17-20
1Co 6:17 Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.
1Co 6:18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.
1Co 6:19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
1Co 6:20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Esto significa que nuestros cuerpos son instrumentos para la obra de Dios aquí en la tierra, y la obra de Dios es llevar el Precioso Evangelio de Salvación a toda la tierra.

-El segundo punto a analizar es “El Cuerpo es Bueno”. Aquí podemos encontrar una pequeña contrariedad y explicare porque, ya que luego terminaré concluyendo que el cuerpo es bueno. Veamos por qué, cuando nacemos y alcanzamos una madures llegamos a tener conciencia de nuestros actos; por lo cual comprendemos que somos pecadores delante de Dios, ¿y esto por qué? Para comprender esto analizaremos brevemente desde el principio. Cuando Adán y Eva pecaron la maldición cayo sobre toda la humanidad (Romanos 3:23), esta maldición produjo la tendencia a pecar ( lo que los judíos llaman “Yetzer Rá&rdquoGui?o. Además esta maldición produjo en el hombre la muerte física, dándole enfermedades y otros dolores que antes no tenia.
Pero cuando Aceptamos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, estas maldiciones pasan a un lado porque recibimos el Espíritu de Dios en nosotros (esto no quiere decir que no nos enfermamos ni morimos, ni tampoco que no tememos tendencia a pecar) comenzamos una vida nueva en Dios.
Veamos que dice La Biblia al respecto:

Efesios 2:10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras”.

Col 3:5 “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;
Col 3:6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,
Col 3:7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.
Col 3:8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.
Col 3:9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,
Col 3:10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno”

Esto nos confirma que nuestros cuerpos son buenos en tanto que lo utilicemos para el servicio a Dios, esto es en Santidad y reverencia hacia Dios, con lo que el Espíritu Santo nos capacita para poder desarrollar esta nueva vida. TODO DEPENDE DE NUESTRA ENTREGA A DIOS.

-Y el tercer punto que encontramos dice “El permiso y la Obligación a curar”. Esta una buena herramienta que Dios ha dejado a la humanidad. Dios anhela que el hombre este sano, libre de dolencias. Creemos en la intervención de Dios en cuanto a la sanidad Divina, pero también debemos de recurrir a la medicina para curar nuestros cuerpos. Veamos lo que La Palabra enseña al respecto:
1Co 3:17 Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios es sagrado, y vosotros sois ese santuario. Biblia de Jerusalén
1Co 3:17 Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es. Reina Valera 1960

Esto indica que debemos cuidar nuestro cuerpo, mantener una buena dieta tanto en comidas así como también con ejercicios.

Stgo 5:14 ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.

En este verso podemos apreciar que la voluntad o el deseo de Dios es vernos sanos.


En cuanto a los otros dos temas más importantes, debo decir que comparto con lo dicho por el rabino Dorff, la Ingeniería Genética ha sido de gran ayuda para curar muchas enfermedades. En esto lo apruebo, lo que no apruebo son los experimentos que realizan con embriones, para mutar sus genes, esto me parece una verdadera aberración.
En cuando a la Inseminación Artificial, esto es más complejo, solo la comparto si esta dentro del matrimonio, la Palabra de Dios no habla de dicho tema, pero si dice que la ciencia ha sido creada por Dios, y queda en muchos casos a consideración personal de cada individuo. La palabra de Dios dice que todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias (1 Timoteo 4Arcoiris. Este es el versículo que resume mi parecer, en tanto que usemos la ciencia para nuestro beneficio y del prójimo, debemos de hacerlo para honrar a Dios con dichos actos, no para querer ser como Dios.
Nunca olvidar que Dios es el creador de todas las cosas, y que las cosas subsisten por Su voluntad, no por la nuestra.
Héctor VallejosFlash

Comentarios