viernes, 11 de mayo de 2007
Publicado por Desconocido @ 2:06  | Estudios Biblicos
Comentarios (0)  | Enviar
La Sabiduría

He notado en varios artículos, he incluso en las enseñanzas de muchos hermanos, que han tomado la palabra sabiduría para denotar conocimiento.
Ante todo debemos saber cuales son los verdaderos significados de estas palabras.

Sabiduría: Conducta sensata en la vida y en los negocios.

Conocimiento: Acción y efecto de conocer. Conocer es: Averiguar la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas. También es entender.

Con estos dos vocablos notamos la enorme diferencia que existe entre conocimiento, que esta relacionado con nuestro intelecto; y sabiduría que se relaciona con nuestras acciones. Si no fuera así, por que Isaías menciona que hay siete espíritus de Dios, entre ellos el de sabiduría y también el de conocimiento (Isaías 11Bastardo Kitty
También podemos mencionar los dones del Espíritu, el don de Palabra de Sabiduría nos trae dirección e instrucción de lo que debemos hacer (acciones a seguir), mientras que el don de Palabra de Conocimiento nos trae información del pasado, solo conocimiento.

La Sabiduría viene del Antiguo Testamento del vocablo hebreo JOKHMAH, la cual contiene varios significados, pero casi siempre, según el pensamiento hebreo, es en un sentido practico. Al igual que en Nuevo Testamento proviene de la voz griega SOFHIA que tiene el mismo significado que en el AT.

Muchos creemos que nuestra sabiduría esta en la mente, lo cual es un error, la sabiduría se encuentra en el corazón. Por ejemplo, podemos ver la oración de Moisés:

“Enséñanos de tal modo a contar nuestros días,
Que traigamos al corazón sabiduría.” Salmos 90:12

También podemos ver lo dicho por Salomón:

“Cuando la sabiduría entrare en tu corazón...” Proverbios 2:10

La sabiduría es un Don o Regalo de Dios, y esta se contrapone a la sabiduría del mundo, diabólica. La sabiduría del mundo es hacer lo que uno quiere para su propio provecho, este fue el engaño de Satanás con Eva en el Huerto de Edén.

Génesis 3:6 dice: “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar sabiduría...”

Sabiendo muy bien las consecuencias que tuvo la humanidad tras ese evento, quiero hacer hincapié en el hecho de que después que comieron del árbol y conocieron su condición, empezaron a coserse hojas y se hicieron delantales, y cuando escucharon la voz de Dios huyeron por temor. Esto es lo que produce la sabiduría del mundo, hacer lo que queremos y alejarnos de Dios. Esta es la sabiduría que heredamos todos, la que nos lleva a los celos, a las contiendas, y podría decir todos los frutos de la carne. Pero fijémonos que estas cosas están en el corazón del hombre(ver Santiago 3:14-16).

Pablo nos dice en su carta a los Corintios, lo siguiente:
1 Corintios 3:19 “Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios...”

La Sabiduría Pura solo la recibimos de Dios, podemos ver a Josué (Deut. 34Beso, David (2 Samuel 14.20) y Salomón (1 Reyes 4:29). Como podemos ver esta sabiduría no es terrenal, Job declara lo siguiente:
Job 28:12 “Mas ¿dónde se hallara la sabiduría?
¿Dónde esta el lugar de su inteligencia?
13 No conoce su valor el hombre,
Ni se halla en la tierra de los vivientes.”

Solo podemos acceder a esa sabiduría a través de Cristo, quien es la esencia de la Sabiduría de Dios (1 Corintios 1:24,30), la cual El mismo nos ha provisto la verdadera sabiduría, veamos el siguiente ejemplo:
Colosenses 2:2 “para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo.
2:3 en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.”

Como es la Sabiduría:

Cuando hemos aceptado a Cristo, la sabiduría desciende a nuestros corazones, esta nos lleva a respetar todos los conceptos del evangelio, y a entenderlo, el principio de la fe más importante es “que Jesucristo es el Señor”, y de allí mana toda sabiduría.

Esta sabiduría es pura, pacifica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbres ni hipocresías (Santiago 3:17)
Luego en el verso 18 vemos que dice que el fruto de la JUSTICIA (obras justas) se siembra en paz. Con este verso dejamos en claro que la sabiduría son nuestras obras, nuestra manera de vivir. Es de vital importancia para nuestras vidas, por tal motivo Salomón nos dice:
“Sabiduría ante todo, adquiere sabiduría;
Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia”” Prov. 4:7

No se han preguntado por qué dice ¿“y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia”?
Esto es muy simple nos quiere decir que conforme a nuestra obediencia vamos a ser prosperados y luego Dios nos dará la habilidad para manejarlas. Para comprender mejor esto les traigo una breve enseñanza sobre los 7 espíritus de Dios, ya que hay cuatro dimensiones del mover del Espíritu, uno de ellos es el Espíritu de Sabiduría e Inteligencia, este trae restauración, provisión, la salud, el bienestar, etc.(estudio tomado de la escuela de profetas Ministerio Luz a las Naciones).

Volvamos al ejemplo de Salomón cuando Dios derramo sobre el sabiduría, leamos lo siguiente:
1 Reyes 4:29 “Y Dios dio a Salomón sabiduría y prudencias muy grandes...”

Notemos que prudencia es una virtud que consiste en discernir lo bueno de lo malo, para seguirlo y huir de ello. Entonces podemos decir que Dios le dio a Salomón discernimiento de lo bueno y lo malo, y la capacidad para hacerlo(sabiduría).

Pero es importante acotar que no es solo aprender el bien y el mal, sino que es la obediencia y la desobediencia, el problema no es el mandamiento, el problema es obedecer o no el mismo, o respetamos o no, obedecemos o no, es obedecer la voz del espíritu o la de la carne. Por ese motivo tuvo Dios que derramar la Sabiduría a través de Cristo, porque sin la cual estábamos condenados bajo el régimen del pacto con Moisés.

Para concluir este estudio, les traigo el verso en el cual Dios abrió mi entendimiento. En Santiago 1:5 vemos que nos dice “que si alguno de nosotros es falto de sabiduría pídala a Dios”. Muchos de nosotros conocemos La Palabra, pero ante situaciones adversas no podemos ponerla por obra, entonces es aquí cuando debemos clamar a Dios para tener sabiduría, la cual nos capacita para obrar de acuerdo a la Palabra de Dios, cuyo agente es el Espíritu Santo quien nos dé esa fuerza.
AMEN.

Héctor Vallejos

Comentarios